Saber cómo retener al personal con talento debería ser una prioridad para cualquier empresa. Tener un empleado contento, hará que trabaje mejor, que se identifique con la empresa y que tenga una mayor productividad.

Un empleado descontento no solo se va a ir de la compañía en cuánto tenga la oportunidad, sino que el tiempo que esté ahí trabajará peor y, probablemente, dé un peor servicio a nuestros clientes.

Sí, la satisfacción del cliente es lo primero, pero para que esta llegue la satisfacción del trabajador es primordial.

Son los empleados los que hacen que una compañía salga adelante. Los que van a mantener el negocio cuando ese cliente se vaya.

Por ello, deben ser siempre la prioridad de cualquier empleador.

Si cuidas al trabajador, el trabajador te va a cuidar a ti. 

Te interesa: 10 maneras de mejorar la experiencia de empleado en la empresa

Quedarse con los mejores y ayudarles a ser los mejores

Cuando un nuevo trabajador llega a una empresa es complicado que su rendimiento sea perfecto.

Aunque ya haya realizado muchas veces las tareas que se le asignan, tendrá que aprender y adaptarse a la cultura empresarial, saber cómo tratar con clientes y proveedores y encontrar su espacio en el equipo de trabajo.

Los trabajadores veteranos, que ya han pasado por eso, son piezas clave para mejorar la integración de los nuevos miembros del equipo.

Ya han podido identificar fortalezas, debilidades e incluso trucos que facilitan los procedimientos habituales.

Te interesa: 10 consejos para integrar a nuevos empleados

En muchos casos, cuando se incorpora un nuevo empleado trabajan como mentores, ayudándoles a adaptarse a la compañía.

Normalmente se trata del responsable directo, pero también puede ser alguien del que no depende directamente.

En caso de crisis, también estarán más preparados para afrontarla.

Es verdad que hay una importante parte de talento natural a la hora de enfocar una situación problemática, pero esa falta de talento se puede paliar completamente con experiencia en situaciones similares.

Si una empresa no puede permitirse pagar a los mejores en su campo, puede conseguir que su equipo mejore gracias a la experiencia, la formación y la propia satisfacción personal del empleado.

Cuando un empleado se siente querido, da lo mejor que tiene. A veces, alguien que da lo mejor de sí puede dar un mejor resultado que el mayor experto en un campo determinado.

En una empresa sin trabajadores veteranos, los errores se vuelven a cometer una y otra vez. Simplemente, no hay espacio para el aprendizaje.

Si nuestros trabajadores veteranos son, además, grandes trabajadores, dejar que se vayan a la competencia es, simplemente, un error que no podemos cometer.

Identificarse con la empresa

Todo empresario quiere que su equipo vea a su empresa como algo propio. No en vano, son los mejores embajadores que una marca puede tener. Es lo que llamamos Employer Branding.

Si un empleado habla mal de una empresa, es muy probable que le haga perder clientes.

El potencial cliente que le escuche pensará que no hay nadie más calificado para recomendar o no un servicio o producto que alguien que lo hace desde dentro.

Por el contrario, cuando un empleado está contento con su trabajo y confía en lo que hace, será como un comercial al que no hay que pagar. Recomendará los servicios de su empresa siempre que tenga ocasión.

Con la pasión que solo da la sinceridad. Y es que, como decía Lola Flores, el brillo de los ojos no se puede operar.

Por el contrario, si el trabajador se va porque no está contento, no se irá solo. Se irá hablando mal de la empresa y, en muchas ocasiones, también llevándose parte de los clientes.

Si ya tenemos claro las razones por la que nos conviene saber cómo retener al personal con talento, echemos un vistazo a las mejores maneras para conseguirlo.

Porque sí, tener a empleados veteranos, que trabajan bien y que se identifican con la empresa es estupendo, pero no siempre sabemos cómo hacerlo.

Puede que pensemos que estamos haciendo las cosas bien y, sin embargo, las tasas de retención no sean las esperadas. Si identificamos el problema, tenemos que actuar.

A continuación, desarrollamos una serie de puntos que nos pueden ayudar a conseguirlo.

como retener al personal con talento

Hacer un mapa de empleado

Es una de las últimas tendencias en recursos humanos. El mapa de experiencia de empleado, employer experience o, simplemente, mapa de empleado ayuda a darle al trabajador lo que necesita para estar a gusto en su puesto de trabajo.

El equipo de RRHH tendrá que definir una mapa con lo que se le ofrece al trabajador. Desde la propuesta de valor de la empresa a acciones concretas para mejorar su experiencia.

Tan importante como ello, es establecer una forma de medir los resultados.

Con herramientas de big data, podemos tener en cuenta todas las particularidades de cada caso. Los empleados quieren ser reconocidos como individuos diferentes.

Es tarea de RRHH tener en cuenta cuáles son las motivaciones y características de cada uno, más allá de sus conocimientos.

Como afirman los expertos, no hay más injusto que tratar a todos los empleados por igual.

Cada uno tiene unos intereses y unas necesidades determinadas y lo ideal es adaptarse a las mismas.

El mapa de empleado debe ser completamente personalizado. El objetivo es ofrecer al trabajador un recorrido que le motive. Algo que haga que quiera quedarse en la empresa y aportar lo máximo posible.

Que vea que la compañía se adapta a él y se esfuerza por darle una experiencia única y enriquecedora.

Te interesa: ¿Qué es el mapa de experiencia del empleado?

Pagar acorde al trabajo

El salario es el aspecto más importante por lo que un trabajador cambia de trabajo.

Así lo afirma el Informe sobre Employer Branding de Randstad, que destaca el sueldo frente a otras opciones también determinantes como la conciliación familiar o la flexibilidad.

Un empleado al que se le paga por debajo de la media en su sector va a querer cambiarse siempre que sea posible.

Lo mismo ocurre si hace horas extras no remuneradas o si está contratado oficialmente por debajo de las horas que hace, cobrando el resto en negro.

Esta situación, además de ser ilegal y un peligro para cualquier empresario, hará que el trabajador esté deseando cambiar a otro lugar donde cotice todas las horas que trabaja, pudiendo incluso denunciar a la empresa cuando consiga el nuevo puesto.

Para evitarlo, es posible contratar con nosotros un servicio de control de presencia, para adaptar a la compañía a la nueva normativa obligatoria de control horario.

Aun cuando se le pague lo que corresponda a su puesto según convenio, es importante que el trabajador no se sienta estancado.

La sensación de estancamiento es el motivo por los que otro 30% decide cambiar de trabajo, especialmente cuando la empresa va bien.

Para cualquier empleado es frustrante ver cómo una mejora de la facturación de la compañía conseguida gracias a su trabajo no se corresponde con una mejora salarial.

Revisar de forma anual el salario siempre que sea posible es una forma muy útil de retener al trabajador con talento.

A veces, se piensa que estas revisiones son demasiado caras para la empresa pero la realidad es que si el trabajador se va y debemos formar a otro desde cero, al final el proceso nos saldrá más caro (al reducir nuestra productividad) que si asumimos la subida de su sueldo.

Otra solución es ofrecer retribución flexible con guarderías, transporte público, gimnasio, cheques de comida, etc… Esto no aumenta el gasto salarial de la empresa y permite al trabajador ahorrarse impuestos.

Existe la posibilidad de realizar una contraoferta e igualar condiciones cuando el trabajador nos haya informado de su decisión.

Sin embargo, esto no es más que un parche temporal. Si no tiene los incentivos correctos, llegará el momento en el que nos vuelva a decir adiós.

Ofrecer otros beneficios

¿Qué pasa si queremos pagar más pero no podemos hacerlo? En esos casos hay que ofrecer otros beneficios que puedan compensar al trabajador por quedarse en la empresa.

En muchas ocasiones, posibilidades como el horario flexible o el teletrabajo son más valoradas que un mayor sueldo.

Más información: ¿Cuál es el factor más valorado a la hora de escoger un trabajo?

También poner a disposición del empleado opciones como el horario intensivo en verano o, simplemente, tener flexibilidad con sus necesidades.

Tener una mayor conciliación familiar y saber que vas a estar cubierto si necesitas llevar a tu hijo al médico, trabajar desde casa mientras dure su gripe o, simplemente, no poner problemas con las fechas de vacaciones, va a tener más valor que el incremento salarial que puedan ofrecerle en otra empresa que no tenga esas condiciones.

A continuación, desarrollamos otros beneficios que pueden ayudar a retener el talento.

edificios de empresas

Paquetes de acciones de la compañía con permanencia

Si trabajamos en una sociedad anónima hay una fórmula muy útil para que un trabajador quiera quedarse. Se trata de ofrecer paquetes de acciones con permanencia.

Si el trabajador se queda en la empresa durante un periodo determinado, conseguirá un número variable de acciones.

Según vaya la empresa, más valor tendrán esas acciones. De esta manera no solo se le da un incentivo económico, sino también se motiva.

Cuánto mejor vaya la empresa en ese momento, más dinero podrá conseguir por vender las acciones. Se trata de una estrategia win-win en la que la empresa y el empleado salen ganando.

Ofrecer programas de formación para empleados

La formación es otro punto fundamental para la retención de trabajadores. Estar mucho tiempo en un mismo puesto puede dar una sensación de oxidación y estancamiento.

Sin embargo, si favorecemos que los trabajadores se formen, esa sensación desaparecerá.

No solo podrán prepararse para la promoción interna, sino que también podrán asumir nuevas tareas.

En un momento en el que vamos encaminados a la Cuarta Revolución Industrial de la mano del big data y la IA, asumir nuevas competencias es crucial para cualquier trabajador.

Nuevos puestos de trabajo están surgiendo a la velocidad de la luz. La formación continua es la única manera de estar al día con las últimas necesidades. Para el trabajador, se quede o no, será una ventaja competitiva para el futuro.

A la empresa le permitirá adelantarse a los acontecimientos y evitar que la competencia le gane terreno.

En este sentido, hay que señalar la formación bonificada. Este tipo de formación es gratuita tanto para el empleado como para la compañía, que se lo deduce posteriormente de sus prestaciones sociales.

En Smart Buys, también ofrecemos este servicio para empresas.

Hacer actividades de team building

Por último, otra manera de retener el talento es realizar actividades de team building.

Traducido como construcción de equipo, el team building permite reforzar las relaciones personales y la confianza dentro de un equipo de trabajo.

Por medio de diferentes juegos y actividades se consigue incrementar habilidades fundamentales para el desarrollo del trabajo como la escucha activa, el liderazgo o el sentimiento de pertenencia.

Un equipo cohesionado no solo tiene una mayor productividad, sino que también trabaja más feliz.

Al final, la principal clave para saber cómo retener al personal con talento es que el empleado esté contento y tenga ganas cada día de ir a su puesto de trabajo.

Llevarte bien con tu equipo y sentirte respaldado por él es crucial para conseguirlo.