Empresa saludable, un concepto que se escucha cada vez pero que no siempre se sabe definir. ¿Qué es? ¿Por qué se ha vuelto tan importante? ¿Cómo puedo convertir a mi empresa en una de ellas?

Si quieres responder a estos interrogantes, sigue leyendo nuestro post.

¿Qué es la empresa saludable?

empresa saludable

La empresa saludable es la organización que se preocupa por el bienestar de sus empleados y establece políticas activas para mejorar su estado de salud.

No solo estamos hablando únicamente de la salud de los trabajadores, sino también del ambiente laboral y de los hábitos de los empleados dentro y fuera del espacio de trabajo.

El concepto de empresa saludable surge en la OMS (Organización Mundial de la Salud) en el año 2007. Según la OMS, la apuesta por una empresa saludable no es solo beneficioso para el empleado sino también para la organización que ve como aumenta la productividad y la vinculación a la misma.

En la actualidad, algunas de las empresas más importantes del mundo como Google, Cisco, Vodafone, Banco Santander o Seat tienen programas en funcionamiento de este tipo.

Sin embargo, se trata de un concepto que se puede desarrollar no solo para grandes multinacionales sino que también las pequeñas y medianas empresas pueden disfrutar de sus imnumerables beneficios.

banner experiencia de empleado

Aspectos de la empresa saludable

Tan importante como definir qué es una empresa saludable es que tengamos claro los diferentes aspectos que la componen y que podemos trabajar desde nuestra compañía.

Una empresa saludable debe fomentar:

Salud y seguridad en el entorno de trabajo

bienestar del empleado

 

En este apartado nos estamos centrando en el aspecto más físico de la salud en relación con el puesto de trabajo.

La empresa tiene la obligación de hacer todo lo posible para reducir la siniestralidad laboral y prevenir los riesgos laborales.

Dependiendo de las características de cada puesto y los riesgos inherentes a cada uno de ellos, se tendrán que adoptar distintas medidas para reducirlos al máximo.

Una empresa saludable va más allá de lo que establece la legislación y busca maneras activas de que sus empleados estén a gusto a nivel físico.

Les ofrece un ambiente luminoso, cómodo y bien ventilado en el que no haya riesgos de lesiones. En caso de que el ambiente laboral no sea saludable en sí mismo (por ejemplo, en una empresa de retirada de amianto o de minería) se ofrecerá todo lo posible para minimizar los riesgos.

Salud y seguridad psicosocial en el entorno laboral

Mejorar la experiencia del empleado

Además de lo físico, el aspecto psicosocial es igualmente importante a la hora de estar a gusto en el puesto de trabajo.

Por ello, hay que prevenir el mobbing laboral y favorecer conductas saludables a nivel emocional.

También en este apartado se incluye la organización del trabajo y de la cultura laboral. Una cultura laboral tóxica puede acabar con empleados desmontivados, con ansiedad o incluso depresión.

Más: 10 signos fatales que muestran que la cultura de tu empresa es tóxica

Esto puede llevar a bajas médicas, mala reputación de la compañía o altos niveles de rotación de personal, entre otras terribles consecuencias.

La empresa debe tener y favorecer una cultura beneficiosa para todos y cada uno de sus miembros.

Promoción de la salud

team building

La promoción de la salud es también otro aspecto que hay que tener en cuenta y que va más allá de las acciones en el propio centro de trabajo.

Se trata de ofrecer al trabajador distintos programas que les permita mejorar su estado de salud y tener unas conductas y hábitos más saludables.

Uno de los más comunes es el de los programas para dejar de fumar, siendo también bastante habituales los destinados a mejorar la salud cardiovascular o los nutricionales para enseñar patrones alimenticios más saludables.

La promoción de la salud no es un gasto sino una inversión en empleados más sanos, más productivos y, la clave de todo esto, mucho más felices.

Acciones en la comunidad

acciones en la comunidad

Por último, pero no menos importante, los trabajadores también quieren que la empresa tenga un impacto positivo en la comunidad donde se encuentran.

Hacer acciones destinadas a mejorar la salud del entorno es el último punto y generalmente el que menos se tiene en cuenta, pese a los evidentes beneficios para la imagen de la empresa en la comunidad.

En este apartado, también se suele incluir el ofrecer a los empleados dedicar una o dos horas trimestrales a realizar alguna colaboración en trabajos con alguna ONG para ayudar a la misma.

Aunque en este artículo hablamos de salud, bienestar, sostenibilidad y seguridad, este punto se puede trasladar dentro de la estrategia de responsabilidad social corporativa de la empresa a otros aspectos que nos interese fomentar.

Beneficios de ser una empresa saludable

En cuánto a los beneficios de ser una empresa saludable, son bastante obvios.

Lo primero a destacar es que nuestros trabajadores estarán más contentos, serán más felices y tendrán una mejor salud física y mental.

Igualmente, también tendrán una mayor vinculación a la empresa y será más fácil retener el talento.

Al tener empleados más felices, serán también más productivos y el lugar de trabajo se verá como un lugar al que ir con ganas y no como una tortura.

Hay multiples estudios que han demostrado que los empleados más sanos y felices son más productivos.

Otras formas de hacerlos felices: Beneficios para empleados

Una mejor salud de los empleados física y mental también indica un menor número de bajas por enfermedad, un grave problema para las empresas más pequeñas que muchas ocasiones no tienen recursos para cubrir al trabajador.

Además, también ayuda en el reclutamiento de personal. La imagen de una empresa que se preocupa por sus trabajadores y favorece un buen ambiente siempre será superior a una donde esto no se produzca y ayudará a conseguir mejores perfiles para cubrir las vacantes.

¿Cómo convertirnos en una empresa saludable?

Si todavía no somos una empresa saludable y queremos mejorar nuestro resultado y la experiencia de empleado, solo tienes que ponerte manos a la obra.

En solo cinco pasos, puedes analizar y definir la situación y las acciones a realizar para conseguir mejoras notables para el equipo.

Una empresa no es más que la suma de sus componentes y de esta manera nos aseguraremos que todos y cada uno de ellos estén cuidados como corresponde.

Evaluar la situación de inicio

control de gastos en una pyme

El primer paso de cualquier proceso es siempre hacer una evaluación de donde nos encontramos.

En este paso tendremos que ver qué estamos haciendo exactamente en relación con la salud, la seguridad, el bienestar y la sostenibilidad en la organización.

Podemos hacer una lista con todas las políticas o programas activos para tener una visión general de la situación en ese momento.

Igualmente, hay que señalar todas aquellas carencias en relación con estos campos que se encuentren en la empresa, ya que posteriormente serán los lugares en los que habrá que centrarse.

Definir los objetivos a conseguir

eligiendo tema en un circulo de calidad

El siguiente paso, teniendo en cuenta ya todo lo que se está haciendo, es definir los objetivos que queremos conseguir.

Como cualquier otro objetivo, siempre es recomendable que se trate de objetivos SMART, es decir, medibles, alcanzables, realistas, relevantes y dentro de un tiempo determinado.

Por ejemplo, un objetivo podría ser reducir las bajas laborales por enfermedad en un 10% en el periodo de un año.

Es importante desarrollar diferentes objetivos en todos los campos de la empresa saludable, para que cada aspecto esté cubierto y los resultados se puedan medir de forma global.

Implementación de programas y campañas

mujer sonriente

Una vez que hemos establecido unos objetivos concretos, el siguiente paso es poner en marcha diferentes medidas, programas o campañas que nos acerquen a conseguirlo.

Se trata del momento de la acción.

Ya hemos evaluado los problemas que hay, solucionémoslo.

Si hemos realizado bien el análisis y los objetivos, establecer las medidas no será complicado.

De todas formas, siempre es interesante conocer la opinión de nuestro equipo, por lo que recomendamos preguntar qué echan en falta o qué tipo de programas les resultan más necesarios.

Por ejemplo, si nadie en la oficina fuma, establecer un programa para ayudar a dejar de fumar no tiene sentido.

Análisis de resultados

formación bonificada

Como nuestros objetivos eran Smart y estaban definidos en el tiempo, habrá un momento en el que haya que evaluar su funcionamiento.

El equipo de seguimiento debe reunirse y comprobar qué resultados se han producido.

Cambios y mejoras

como retener al personal con talento

Por último, una vez que hemos analizado los resultados adquiridos, toca volver al principio.

Es posible que algunas acciones no hayan funcionado o que no hayan tenido el seguimiento esperado y haya que establecer otras nuevas.

También puede pasar, especialmente en asuntos de seguridad y prevención de riesgos laborales, que sea necesario una actualización de los equipos o que haya surgido nuevos elementos que haya que tener en cuenta.

La empresa saludable no es un proyecto que se comienza y termina en un tiempo determinado, sino que se trata de un trabajo continuo para estar al día y ofrecer las mejores opciones a nuestro personal.

Si lo conseguimos los resultados harán que todo el esfuerzo haya merecido la pena.

En Smart Buys podemos ayudarte a mejorar la experiencia de empleado en tu empresa. Contacta con nosotros y mejora tu productividad y la satisfación de tu equipo.

banner experiencia de empleado