La retribución flexible es una de los beneficios más importantes en el campo de los Recursos Humanos.

En el último año, cada vez son más las empresas que han optado por esta modalidad. Su gran ventaja es que el trabajador consigue una mayor retribución neta sin incrementar los costes de personal para la compañía.

Podría parecer que la empresa no gana nada implementando estas medidas mientras que el trabajador sale muy beneficiado.

Sin embargo, la realidad es que la empresa también se ve beneficiada en diferentes aspectos como retención del talento, conciliación familiar, implicación del personal, etc.

En un momento en el que las sociedades buscan cómo retener el talento y optimizar la satisfacción de su capital humano, la retribución flexible se ha convertido en un aliado inigualable para conseguirlo.

hombre con billetes de euros en las manos

¿Qué es la retribución flexible?

Antes que nada, tenemos que aclarar el concepto.

La retribución flexible son servicios o productos ofrecidos a un empleado exentos de tributar el IRPF

Es decir, se trata de un servicio ofertado al trabajador que, de forma voluntaria, puede o no disfrutarlo.

El precio de esos productos se descuenta del sueldo del trabajador, pero al no tener que tributar por ellos le supone un ahorro considerable.

Hay una serie de elementos que según la legislación actual están exentos de IRPF si los proporciona una empresa como el seguro médico privado, los gastos de guardería , el transporte público o el ticket restaurante, así como la formación que influya directamente en su futuro profesional.

De media, un trabajador puede conseguir cobrar hasta un 10% más en neto con estas medidas.

En muchas ocasiones a la retribución flexible también se le llama salario en especie. Sin embargo, esto es un error. El salario en especie sí que tributa en el IRPF.

Por ejemplo, un regalo habitual como las cestas de Navidad de la empresa, debe ser incluida en la Declaración de la Renta y pagar IRPF por su valor.

Más información: Cestas de Navidad, cómo tributan y que se debe tener en cuenta.

Por otra parte, la empresa también puede deducirse de la base imponible del Impuesto de Sociedades la comisión de gestión de estas políticas por una empresa externa.

Ventajas de la retribución flexible

La retribución flexible tiene grandes beneficios. Uno de los más claros es la fidelización y retención del talento. A día de hoy, pese a su continuo aumento, solo un 6% de las empresas ofrecen este tipo de medidas.

Ser una de ellas no solo mejora nuestra marca como empleador, sino que también hace que el trabajador esté más satisfecho. No solo está ahorrando, sino que también está consiguiendo facilidades en su día a día.

Además, ofrecerle este tipo de políticas hará que la empresa esté en una mejor posición competitiva respecto a la competencia. Si hay que elegir entre una empresa que ofrezca estos beneficios y otra que no, la decisión está clara.

Sobre todo porque, además, el salario neto para el empleado es superior.

La retribución flexible también genera motivación extra, lo que suele traducirse en un aumento de la productividad. Hay que tener en cuenta que la base de cotización a la Seguridad Social del trabajador no se ve afectada en absoluto, por lo que no tienen por qué preocuparse sobre ello.

Por último, hay que señalar que supone un aumento del poder adquisitivo de la plantilla sin aumentar el gasto salarial. Al no tributar en IRPF, el trabajador consigue un mayor líquido cada mes, teniendo muchas de sus necesidades cotidianas cubiertas.

trabajadores con retribución flexible y programas de beneficios

Diferencias entre retribución flexible y beneficios para empleados

Es muy común que la gente no sepa distinguir entre el concepto de retribución flexible y los programas de beneficios para empleados.

Aunque el salario en especie puede estar dentro de los beneficios para empleados, este último concepto es mucho más amplio.

Los beneficios para empleados incluyen todos los servicios ofertados y otros aspectos como la flexibilidad o el employer branding, aunque no tenga una repercusión en el sueldo mensual.

Te interesa: ¿Qué es employer branding laboral?

Sin embargo, la retribución flexible solo incluye el ticket restaurante, el transporte público, la guardería y el seguro médico privado, además de la formación relacionada con su puesto de trabajo.

Esto quiere decir que por el mismo servicio, un empleado pagará menos si se le ofrece este tipo de retribución por el significativo ahorro en impuestos, ya que no va a pagar el IRPF de estos servicios.

Productos y servicios aptos para el salario flexible

Los siguientes productos pueden ser utilizados como retribución flexible:

Transporte público

El gasto de transporte público están exento de pagar IRPF hasta los 1.500€ al año. Incluirlo en este tipo de retribución ayuda a fomentar el transporte público y en muchos casos reduce el absentismo laboral.

Especialmente importante en grandes ciudades como Madrid o Barcelona, permite al trabajador ahorrarse una cuantía curiosa y les anima a dejar el coche en casa y reducir la contaminación.

Añadir los gastos de transporte público a la nómina es también una forma de trabajar nuestra responsabilidad social corporativa y luchar contra el cambio climático.

Gastos de guardería

Los gastos de guardería pueden incluirse sin máximo de gasto hasta que el hijo cumpla los 3 años. Muchas multinacionales tienen sus propias guarderías pero las PYMEs también pueden llegar a un acuerdo para ofrecerlo a sus empleados con hijos.

Una ventaja adicional es que la empresa puede deducirse estos gastos de gestión sus pagos del Impuesto de Sociedades.

Se trata de una de las maneras más útiles de fomentar la conciliación familiar en la empresa y es muy atractivo a la hora de atraer el talento.

Como el resto de elementos de retribución flexible es voluntario, ya que no todos los empleados tendrán hijos o sus hijos estarán en la edad de la guardería.

Sin embargo, en caso de que un empleado tenga hijos, puede suponer un importante valor diferencial frente a otra compañía.

Aunque el límite está en los tres años, no aplica inmediatamente tras el cumpleaños sino a final del curso escolar.

Es decir, si por ejemplo tu hijo cumple 3 años en marzo, podrá seguir beneficiándose de la guardería como retribución flexible hasta final del curso en junio.

Siempre se tiene en cuenta hasta el final del año escolar.

Seguro médico

El seguro médico puede deducirse hasta 500€ por cada persona beneficiaria, ya sea solo para el trabajador o también para sus familiares.

Este ahorro es tanto para el IRPF del trabajador como para el Impuesto de Sociedades. Por ejemplo, cuando el empleado cuenta con un seguro privado y lo pasa por la empresa para introducirlo como retribución flexible, la empresa puede deducirse de su base imponible los gastos de gestión.

Lo mismo ocurre cuando es la empresa la que ofrece directamente el seguro médico mediante una póliza de empresa donde el mismo esté incluido.

En ambos, se mantiene la cifra máxima de 500€ anuales por trabajador.

Ticket restaurante

Otro servicio cada vez más común es la inclusión de tickets restaurantes para los empleados.

En los casos de empresas más grandes, muchas veces se opta directamente por ofrecer un servicio de comedor subvencionado, pero en este caso estaríamos hablando de salario en especie y no de retribución flexible.

Respecto a los ticketes restaurante, el ahorro alcanza a 11€ exentos de IRPF por día laborable para el trabajador.

De esta forma, una necesidad vital como es la alimentación diaria supone también una forma de ahorrar para el empleado.

En los casos del comedor subvencionado, por el contrario, sí que habrá que pagar el IRPF correspondiente.

Cursos de formación

Por último, también hay que mencionar una de las opciones más conocidas por todos y que en muchas ocasiones no se incluyen dentro de la retribución flexible.

Los cursos de formación están subvencionados en muchos casos y permiten al trabajador mejorar su posición en la compañía de forma gratuita.

Estos cursos deben estar directamente relacionados con la labor del personal en la empresa para poder conseguir estas subvenciones. Por ejemplo, un directivo puede hacer un curso de liderazgo o comunicación pero no entrará dentro un curso de cocina.

Para muchas empresas facilitar la formación es también una forma de retener el talento y evitar que los trabajadores se sientan estancados.

Aparte, hay que mencionar a Fundae, que ofrece también a las empresas cursos completamente gratuitos o subvencionados parcialmente para sus empleados, con los que los mismos pueden adquirir nuevas competencias vitales para su puesto de trabajo.

Aun así, es importante tener en cuenta que los cursos de Fundae no entran dentro de la retribución flexible.

presentación de plan de retribución flexible en una empresa

¿Cómo implementar estas políticas?

El primer paso que tenemos que aclarar es cuáles de estos beneficios queremos ofrecer.

Según el tipo de empresa que seamos y los intereses de nuestros trabajadores, será más interesante unas u otras.

Una forma muy sencilla de averiguarlo es utilizando un mapa de empleado.

Más información: ¿Cómo hacer un mapa de empleado?

Después tendremos que buscar una empresa o consultora con programas de retribución flexible o beneficios para empleados como Smart Buys.

Mientras que la retribución flexible aplica únicamente a los cinco campos señalados (restaurante, transporte, médico, guardería y formación), los beneficios para empleados son más amplios y pueden incluir descuentos para empleados, cuota de gimnasios, etc.

Finalmente, solo nos quedará reunirnos con los trabajadores y proponerles este tipo de mejora salarial.

Para que la iniciativa sea mejor valorada, se recomienda que el departamento de Recursos Humanos haga una simulación con los sueldos de los trabajadores, de manera que puedan ver cómo se quedarían con la nueva política y así decidir con todos los datos en la mano.

Consulta aquí: Calculadora de ahorro de esta retribución

Es importante que el trabajador perciba desde el primer momento cuáles son los beneficios del salario flexible. 

Por último, una de las pocas críticas que más se dan desde los sindicatos es que las empresas pueden retirar unilateralmente estos beneficios cuando lo consideren.

Sin embargo, esto es un error que se produce cuando no se implementa de forma correcta.

Para aplicar correctamente una política de retribución flexible, el trabajador que se adhiera tiene que firmar un Acuerdo de Novación Contractual.

De esta manera se evita que en un futuro un trabajador despedido pueda alegar que sus condiciones fueron cambiadas unilateralmente por la empresa.

En definitiva, haciéndolo correctamente con la retribución flexible ganan todos, empresas y trabajadores, que siguen contando con todas las garantías y un ahorro considerable cada mes.

ahorro pyme