marcas blancas para empresas

¿Cuántas veces has pensado si comprar marcas blancas para empresas era una buena idea para conseguir ahorros?

Las marcas blancas son una buena opción siempre y cuando aciertes con la decisión, pero ¿cómo acertar en este tema?

Quizá debemos empezar por aclarar algunos conceptos de las marcas blancas.

Las marcas blancas proliferaron mucho durante los años de la crisis, pero no son “productos outlet”. Es decir, no tienen pequeños fallos o errores.

Las marcas blancas tampoco son productos malos o de baja calidad.

En la mayoría de los casos son buenos artículos, simplemente tienen un packaging más básico o el fabricante quiere ganar una mayor cuota de mercado en alguna gama de productos.

En la actualidad, las marcas blancas copan el 39% del mercado, con un diferencia media del 30% frente a las marcas comerciales.

Otros trucos para ahorrar:

Cómo reducir costos en tu negocio

15 trucos de ahorro para PYMES

¿Por qué las marcas blancas son más baratas que las marcas comerciales?

Las marcas blancas son más baratas porque son productos sobre los que no se hacen grandes inversiones en publicidad. Tampoco en innovación y desarrollo.

En estos casos, las empresas aceptan tener menos rentabilidad a cambio de vender más volumen.

Son productos más simples con lo que los costes de producción son mucho menores.

Se realizan producciones mucho más grandes con lo que el coste unitario baja sensiblemente, etc…

Ser productos más económicos no implica que sean malos productos. De hecho, casi todas las grandes marcas comerciales han sacado sus propias marcas blancas.

Hoy en día, las marcas blancas son sinónimo de calidad.

¿En qué partidas de gastos debo comprar estos productos?

La decisión de comprar marcas blancas para empresas debe ser un cambio progresivo y eligiendo muy bien las partidas de gasto en las que cambiar.

Lo ideal es hacerlo siempre en productos que no sean estratégicos para la empresa.

Un claro ejemplo es el material de oficina.

¿Necesitamos el mejor material de oficina para todos departamentos y para todos los casos?

La respuesta es no, la mayoría de los empleados necesitan para desarrollar su trabajo material de oficina simple y de buena calidad.

Es fácil de entender, si necesitamos un cuaderno o un bolígrafo no necesitamos que sea de una marca concreta o que tenga un diseño determinado, sino que pinte correctamente.

ahorro pyme

¿Qué marcas blancas debo comprar?

Las marcas blancas ya no son como antes, cuando podían ser productos de una calidad inferior al producto de marca.

En la actualidad los fabricantes han mejorado mucho la calidad de las mismas.

La han mejorado tanto que ya ponen sus propios nombres en las marcas blancas, ¿crees que lo harían si no estuvieran seguros de la calidad de las mismas?

En la etiqueta o el envase del producto suele aparecer la empresa que la fabrica. Sino la conocemos, basta con poner su nombre en internet y encontraremos fácilmente quiénes son sus clientes principales o si cuenta con una marca de prestigio asociada.

Sino aparece, también lo podemos averiguar a través del número de registro sanitario.

Te interesa: ¿Cómo saber quién fabrica un producto de marca blanca?

Nuestra recomendación es comprar marcas blancas de grandes marcas, ya que es dónde se obtiene una mejor relación calidad/precio.

En muchas ocasiones, podremos conseguir exactamente el mismo producto (porque sea fabricado por la misma empresa) pero a un precio muy inferior, con lo que estaremos ahorrando costes. En algunos casos, hasta un 40%.

En otros casos, por imagen de empresa, puede que no nos interese utilizar la marca blanca. Podemos comprar una selección menor de productos de marca para cubrir reuniones con clientes o proveedores o lugares de acceso público en los que nos interese generar una imagen concreta.

Aunque ya hemos visto que las marcas blancas pueden tener la misma calidad que una marca comercial, no tiene el mismo prestigio social.

En definitiva, las marcas blancas son una opción más de compra para las empresas. Es importante contar con ellas siempre de una manera equilibrada y seleccionando muy bien al proveedor.

De esta forma, podemos ahorrar costes en nuestra PYME.

ahorro pyme