Hoy vamos a contarte cómo ahorrar energía en una PYME.

El ahorro energético en las PYMES es una de las bolsas de ahorro que no siempre se gestiona de una manera eficiente.

Muchas de las medidas a adoptar son gratuitas, y nos reportarán unos ahorros muy interesantes. Otras sin embargo, implicarían una inversión que se recupera en un plazo inferior a los 4 años, es decir, invertir en ahorro energético es muy rentable.

Como dato, en los locales comerciales el gasto en luz es el 50% de la factura eléctrica, por lo que sí que hay margen de ahorro.

Con la implantación de unas sencillas iniciativas tu factura de luz se reducirá sensiblemente,


1. Aprovecha al máximo la luz natural

Ya que esta luz reduce la fatiga visual de los trabajadores. Intenta tener una oficina lo más diáfana posible, ya que este tipo de oficinas tienen un menor gasto de luz. Cuando tengas que pintar escoge siempre colores claros ya que esto implica tener un menor gasto en luz.

2. Luz artificial

Cuando la luz natural no sea suficiente habrá que complementarla con luz artificial, este es el momento de elegir luminarias LED, son las más eficientes debido a que consumen menos electricidad para dar la misma cantidad de luz y también tienen una mayor vida útil, por lo que los gastos de mantenimiento disminuirán.

3. Intensidad de la luz y detectores de presencia

3º Intensidad de la luz y detectores de presencia, no es necesaria la misma intensidad de luz en todas las zonas de la empresa, por ejemplo los puestos de trabajo sí requieren una mayor intensidad que otras áreas como pasillos, aseos, garajes, etc… por lo que regular la intensidad te reportará ahorros.

Otro aspecto importante en la reducción del consumo energético, es la instalación de detectores de presencia en las zonas de paso, es muy normal que estas zonas estén siempre encendidas cuando realmente no es necesario.  

4. Climatización

Supone un % muy alto del consumo energético de tu empresa. Además, es un uso energético algo problemático entre los trabajadores, ya que cada persona está a gusto a una temperatura diferente y va vestida de manera distinta.

Por ello, una de las medidas para reducir el consumo asociado a la climatización sería sustituir los termostatos individuales por otros no manipulables por parte de los empleados, lo que permite el control centralizado de los equipos de climatización y por lo tanto, el consumo energético.

Además, es importante programar los equipos de climatización a la demanda real de la plantilla, es decir, limitar sus horas de funcionamiento y la temperatura a lo largo del tiempo según las necesidades.

En verano, limita la temperatura del aire acondicionado a 25-26º C y, en invierno, mantén la temperatura a 20-21º C.

Otro aspecto que influye en la climatización es el aislamiento térmico del edificio. Elementos constructivos como fachadas, tejados o ventanas pueden ser cambiados o mejorados, lo que propicia un ahorro de hasta el 30%.

5. Concienciación personal

Con rutinas tan simples y gratuitas como “el último que salga de la oficina revise que está todo apagado”, apagar el ordenador y la pantalla al terminar la jornada (de esta manera se elimina el consumo del modo stand-by, esto supone un 10% de ahorro). Implica a los empleados compartiendo con ellos un % del ahorro obtenido.

Implantar baterías y condensadores

Cuya inversión se amortiza de media en tan solo 4 años.

Esperamos que estos consejos para ahorrar energía en tu empresa te hagan la vida más fácil.